12 de jun. de 2011

empleados administrativos ilegalmente despedidos del Consulado General del Perú en Roma

ex-Canciller Manuel Rodriguez


A los empelados administrativos ilegalmente despedidos del Consulado General del Perú en Roma NO se les ha pagado JAMAS SU INDEMNIZACIÓN Y RESARCIMIENTO POR EL DAÑO MORAL Y BIOLÓGICO, a pesar de que le ganaron el juicio al consulado. Fue el difunto Ministro José Carlos Davila Pessagno quien despidio injustamente a estos trabajadoresia, avalado por el entonces Canciller Manuel Rodriguez Cuadros, el mismo que ahora se presenta como el honorable diplomático que lucha por los derechos de los peruanos en el exterior. 
Esta es la consecuencia de la mañosa forma de contratación de los consulados que ordena que los empleados administrativos de los consulados deben obedecer todas las normativas peruanas vigentes pero en caso de conflicto laboral ellos solo podrán reclamar ante las autoridades competentes del país de residencia. La trampa radica en que, el consulado como ente Estatal peruano, solo cumple con las ordenes de las autoridades peruanas y en todos los casos se niega sistemáticamente a cumplir los dictámenes de los jueces extranjeros, quedando de esta forma impune cualquier violación contra los derechos de los trabajadores de los consulados peruanos. 
Por lo general, despiden al empleado consular que les es molesto porque descubre sus malos manejos y la Cancillería peruana a pesar de las denuncias guarda un silencio absoluto encubriendo así a su otorongo...

Tres de estos trabajadores han retornado a laborar dentro del consulado a través de un nuevo concurso publico, hecho especialmente para ellos, previa firma de un documento en el que se comprometen a no reclamaran sus derechos laborales, su indemnización y sus años de servicio precedentes. 


________________________________________________________________________________

Roma, 17 de octubre de 2005
A la Alta Superioridad del Ministerio de Relaciones Exteriores
A los Congresistas de la República
A la Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios Públicos
A la Defensoría del Pueblo
A los Periodistas que se honren de representar una prensa libre
A las Autoridades competentes
A la Opinión pública del Perú
Lima.-

Distinguidos señores:
Se han cumplido tres años desde cuando los 5 trabajadores peruanos del Consulado General del Perú en Roma, que suscriben, comenzaron a denunciar el abuso de poder y una serie de arbitrariedades cometidas por el entonces Cónsul JOSÉ CARLOS DÁVILA PESSAGNO, con la complicidad de los funcionarios Milka Rakocevic La Rosa y Manuel Loyola Sotil. Algunos documentos/denuncia han sido amablemente acogidos por el Parlamento Virtual del Congreso y agradecemos a los congresistas que han mostrado interés en el llamado CASO ROMA interponiendo sus buenos oficios ante el Ministerio de Relaciones Exteriores, directo interesado; también están informados la Defensoría del Pueblo, la Fiscalía, las Embajadas y Consulados peruanos en el mundo. Algunos aspectos han tenido eco en la prensa peruana.
No obstante que la Alta Superioridad de Torre Tagle esté bien informada de todos los pormenores, estamos convencidos que durante la gestión del ex Ministro de RREE Manuel Rodríguez Cuadros, caido en un AUTISMO DIPLOMÁTICO, no ha habido una voluntad de enfrentar debidamente los asuntos del Consulado de Roma, anteponiendo una falsa defensa de la Institución y un insostenible encubrimiento de las acciones cometidas por malos funcionarios.
A la luz de los nuevos hechos y de los cambios habidos en Cancillería, es preciso tener en cuenta cuatro puntos clave:
1. EL DESPIDO POR AUSTERIDAD DE LOS 5 TRABAJADORES PERUANOS
 - Frente a un problema deficitario creado por la administración del Cónsul Dávila Pessagno en el Consulado en Roma, el entonces Vice Ministro Manuel Rodríguez Cuadros promovió la Resolución Ministerial Nº 0915-RE de 29 de agosto 2002 de reorganización por motivos de AUSTERIDAD, que sirvió de pantalla para despedir a todo el personal peruano del Consulado (5 personas, y 4 en la Embajada, algunas con 28-30 años de servicio al Estado), cometiendo así el triple acto: abuso de poder, violación de las leyes italianas e inmoralidad por haber puesto en la calle a familias peruanas e italianas.
- Que se trató de un ABUSO DE PODER ha sido confirmado tambien por la ley italiana, según la cual no hubo razones justas para el despido, pues los despedidos fueron inmediatamente sustituidos en mayor número, sin concurso público, por personas sin profesionalidad alguna y con el mismo tratamiento económico.
- Como demuestran documentos en nuestro poder, no obstante las directivas emanadas por la Dirección de Administración de la Cancillería a fin de evitar procesos judiciales, el Cónsul Dávila se negó a cualquier conciliación prevista por la legislación laboral italiana y a los trabajadores no les quedó otra alternativa que iniciar 5 procesos judiciales. El  29 de marzo de 2004 el juez italiano emitió su sentencia declarando la ILEGITIMIDAD de los despidos y CONDENÓ al Consulado al pago de una indemnización de seis mensualidades por cada empleado y los gastos judiciales (por un TOTAL DE 52MIL EURO). Es importante tener en cuenta que, debido a recientes disposiciones de la Casación (n.17079 del 12 noviembre 2003), el juez italiano no puede pronunciarse sobre el reintegro del personal despedido por misiones diplomáticas, pero no se sustrae a la jurisdicción nacional en lo que concierne el aspecto patrimonial, lo que sería confirmado en la eventualidad que el proceso llegara a dicho grado. Debido a esto los trabajadores peruanos se vieron obligados a firmar su renuncia al reintegro, con tal de que siguiera adelante en Italia el proceso para defender sus derechos. EL JUSTO REINTEGRO, POR ENDE, ES DE COMPETENCIA DE LA AUTORIDAD PERUANA.
- Debido al incumplimiento a lo dispuesto por el juez italiano, en julio de 2004 se obtuvo el EMBARGO de una cuenta del Consulado en Roma con US$ 36,000Perú 21, artículo del 27.12.04) y posiblemente seguirá hasta que termine el proceso de apelación interpuesto por el Consulado y cuya primera audiencia está fijada para el 10 de febrero de 2006.
- El ex-cónsul Dávila tiene pendientes en el Tribunal de Roma dos denuncias penales por difamacion.
 2º El despido forma parte de la MALVERSACION DE FONDOS DE LA GESTIÓN DÁVILA PESSAGNO EN ROMA
- La gestión Dávila comenzó en mayo de 1999 con una asignación ordinaria de 13mil dólares y, no obstante el clima de austeridad (y al contrario de los recortes hechos a otras misiones) dicha partida aumentó paulatinamente hasta llegar a  más de 27mil dólares en cinco años. Sustancialmente, los sueldos de los trabajadores siguieron siendo los mismos desde 1993, por lo que no se les puede imputar de haber creado el desajuste económico debido a elecciones administrativas equivocadas del jefe de misión, como el cambio inoportuno de local de oficina y la innecesaria contratación de su secretaria personal.
- Luego del despido se otorgó al Consulado una asignación extraordinaria de 34,000 dólares para paliar el déficit que se venía arrastrando. Se tenga presente que, no obstante los aumentos de partida, LA CANCILLERÍA HA CUBIERTO EN LA PRÁCTICA LOS DÉFICIT ANUALES OCASIONADOS POR EL SR. DÁVILA PESSAGNO QUE EN MAYO DE 2005 CONCLUYÓ SU MISIÓN, DEJANDO UN DÉFICIT DE CERCA DE 60MIL EURO, que se está cubriendo - y en ello habría causal de otra malversación - con asignaciones que corresponden a nuevas gestiones.
Tampoco se comprende por que, no obstante la voceada austeridad, la Cancillería envió luego del despido a dos diplomáticos más al Consulado y, como acontece en otras misiones, el personal sigue siendo reforzado incluso con agregados civiles POLÍTICOS.
Por tanto, queda claro que, si la intención fue una resolución para despedir al personal por austeridad con el fin de resolver un problema deficitario en el Consulado, y que, no obstante las extraordinarias concesiones económicas otorgadas, EL DÉFICIT HA CONSTITUIDO SIEMPRE LA CONNOTACIÓN SOBRESALIENTE Y CONTINUADA DE LA GESTIÓN DEL SR. DAVILA PESSAGNO, todo ello no hace sino evidenciar el injusto despido de los trabajadores que a todas luces merecen retornar a sus puestos de trabajo.
 3º Junto a lo anterior, y sin entrar en particulares que está examinando la Fiscalía, hay que recordar la responsabilidad que ha tenido el funcionario Dávila en el ROBO en la sede consular de donde desapareció en junio de 2003 dinero, valores consulares y joyas por un valor global de MEDIO MILLÓN DE DÓLARES.
  PRESENCIA EN EL CONSULADO EN ROMA DE LA FISCALIA ANTI CORRUPCION Y DE 2 AUDITORES
- Se trata de dos hechos sumamente importantes y extraordinarios: en el mes de junio 2005, el Dr. Oscar Zevallos Palomino, de la II Fiscalía Prov. Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios Públicos, vino expresamente a Roma para recoger las declaraciones testimoniales de los 5 peruanos despedidos, en la investigación preliminar n. 178 – 2004            que recita: SEGUIDA A JOSÉ CARLOS DÁVILA PESSAGNO POR DELITO CONTRA LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA (MALVERSACIÓN DE FONDOS Y OTROS) EN AGRAVIO DEL ESTADO. A través de nuestras declaraciones el Fiscal tomó acto sobre el mal manejo administrativo de las asignaciones ordinarias y extraordinarias y de los ingresos consulares, del despido, etc. (ver diario La Primera, 6 agosto 2005).
- Con resolución 0986-2005-RE del 14 de setiembre de 2005, finalmente el Ministerio de Relaciones Exteriores ha enviado a Roma en AUDITORÍA ESPECIAL (que con más de 500 firmas lo solicitó la colectividad peruana en Roma hace tres años) a dos contadores públicos colegiados, Dra. Diana Memenza de Galeano y Dr. Javier Enrique Lopez Manrique, cuya misión ha durado del 18 de setiembre al 2 de octubre en curso con el fin de hacer un monitoreo de la gestión del ex-Cónsul.

CONCLUSION
 Lo anterior debe llevar a la Alta Superioridad de la Cancillería a una reconsideración de la posición del personal injustamente despedido, poniendo fin al problema causado por la conducta poco profesional del funcionario investigado. Además, el Caso Roma comporta una caída de imagen en el mundo para nuestro país.
Consideramos que es un deber institucional de las autoridades competentes resolver este problema porque los hechos demuestran ampliamente que no fue el costo de los trabajadores la hipotética causa de un déficit financiero del Consulado; en efecto, el despido ilegítimo en nada contribuyó para el resaneamiento económico de la oficina consular y, por el contrario, provocó de suyo una malversación de fondos calculada en cerca de 200mildólares que, entre otros, incluye los siguientes rubros:
-          25,000$: doble pago en octubre-noviembre 2002 al nuevo personal y a los despedidos, exonerando a estos de trabajar los dos meses de preaviso;
-          35,000$: derechos de liquidación, abonados después de un año;
-          34,000$: asignación extraordinaria para cubrir el segundo déficit;
-          5,000$: aumento mensual en el costo del nuevo personal contratado y colaboradores (11 personas en los meses que siguieron al despido);
-          80,000$: indemnización por abonar fijada por el juez italiano, costas procesuales y honorarios de los abogados defensores del Consulado;
-          A lo anterior hay que añadir los gastos de pasajes y viáticos para el Fiscal y los Auditores y el costo del proceso de apelación.

Por tanto, LOS TRABAJADORES PERUANOS DESPEDIDOS INJUSTA E ILEGÍTIMAMENTE SOLICITAMOS A LOS SEÑORES CONGRESISTAS Y, EN ESPECIAL,  A TODAS LAS AUTORIDADES COMPETENTES EN LA MATERIA, UNA INTERVENCIÓN DIRECTA A FIN DE QUE SE HAGA UNA REVISIÓN OBJETIVA DE ESTE CASO, CUYA MOTIVACIÓN POR AUSTERIDAD HA QUEDADO DEMOSTRADA COMO INFUNDADA Y POR LA QUE FUERON PRIVADOS DE SUS DERECHOS LABORALES cinco peruanos cuyos proyectos de vida y sus respectivas familias siguen sufriendo las consecuencias de una causal artificial que, de ser necesario, será llevada hasta los tribunales internacionales. Todo esto, en consonancia con los derechos laborales, los derechos humanos y aquel internacional humanitario, y con las denuncias que hemos venido realizando a lo largo de estos tres años y que proseguiremos hasta ver justamente recuperados nuestros derechos.

Guillermo Qwistgaard Morales DNI06524870,
María A. Bertocchi Ushenizhnik DNI06421340,
Myriam R.L. Collantes De Bruno DNI06421065,
Miguel A. Fernández Collazos DNI25683742,
Isabella Risi Valdettaro DNI06524812

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Solo se publicaran los comentarios de las personas que que se identifiquen con su nombre y/o con su cuenta de correo electronico